Pasar al contenido principal
Volver a la temática Digestión

Probióticos y síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable (SII) constituye el trastorno funcional intestinal más frecuente. La fisiopatología de este síndrome se basa en parte en alteraciones de la barrera epitelial intestinal que pueden ser el origen de los trastornos de la motilidad, de la sensibilidad digestiva y del dolor abdominal. Estas alteraciones de la barrera epitelial, en especial de la permeabilidad intestinal, constituyen objetivos especialmente interesantes de los nuevos enfoques terapéuticos.

En un estudio traslacional reciente, dos equipos de investigación franceses han señalado el interés de los probióticos en este ámbito. Han evaluado el efecto de una mezcla de probióticos (LT) que comprende 5 cepas (3 lactobacilos y 2 bifidobacterias), sobre la integridad de la barrera epitelial intestinal in vitro e in vivo. Además, han estudiado el efecto de éstas 5 cepas sobre la hipersensibilidad visceral en diferentes modelos animales de SII (estrés crónico y aplicación cólica de sobrenadantes fecales de pacientes con SII). 

Han observado que la complementación con probióticos permitía, en contraste a un grupo control, restablecer la integridad de la barrera intestinal en condiciones inflamatorias in vitro e in vivo en dos modelos del SII. Han observado, en especial, un aumento de la producción de proteínas de las uniones estrechas, así como una disminución de la permeabilidad intestinal, la producción de citocinas proinflamatorias y la expresión del receptor de las endotoxinas TLR-4.

Este efecto se asociaba a la prevención de la hipersensibilidad visceral, lo cual refuerza, según los autores, los argumentos para utilizar este mezcla de probióticos en el SII.