Pasar al contenido principal
Volver a la temática Estrés

Fitoterapia: las plantas para luchar contra el estrés

El estrés está cada vez más presente en nuestra vida cotidiana. Para hacerle frente, recurrir a algunas plantas medicinales llamadas «adaptógenas» puede ayudar al organismo a adaptarse mejor al estrés y protegerse contra sus efectos perjudiciales. Es el caso, en especial, de la rodiola. 

¿Qué es una planta adaptógena? 

Fue el investigador ruso Nicolaï Lazarev quien, en 1947, definió el concepto de «adaptógeno»: 

«Un adaptógeno es una sustancia farmacológica capaz de inducir en un organismo un estado de resistencia aumentada inespecífica, que permite contrarrestar las señales de estrés y adaptarse a un esfuerzo excepcional».

En otras palabras, una planta adaptógena ayuda al organismo a adaptarse al estrés. 
Esta definición se completó después según tres criterios básicos que deben reunirse para que una planta se califique como adaptógena:

  1. Debe aumentar la resistencia global del organismo de manera inespecífica.
  2. Debe poseer una acción normalizadora en el ámbito fisiológico para facilitar una respuesta adecuada frente al estrés.
  3. No debe ser tóxica.

La rodiola, planta adaptógena ansiolítica y antidepresiva 

La rodiola también se conoce con el nombre de «raíz ártica», «raíz de oro» o «ginseng nórdico». Su nombre procede del olor sutil a rosa que desprenden sus raíces recién cortadas.

Crece hasta 4000 m de altitud en las regiones frías de Asia, Siberia, Escandinavia y América del Norte. A lo largo de su crecimiento, la rodiola se vuelve cada vez más resistente a las agresiones de su entorno (condiciones climáticas, malas hierbas...). 

Ansiolítica y antidepresiva1,2,3,4

  • Mantenimiento del cortisol en valores fisiológicos
     
  • Bloqueo de la destrucción de la serotonina y la dopamina, hormonas de la motivación y el bienestar
Thumbnail

La rodiola está especialmente indicada para: 

  • los trastornos de la adaptación con ansiedad
  • la depresión leve a moderada

Otras plantas, no adaptógenas, pueden ser interesantes en caso de moral baja, a veces consecuencia del estrés. Es el caso del azafrán y la guaraná.
 

El azafrán, planta de la depresión leve a moderada

El azafrán es una planta oriental utilizada desde hace miles de años como condimento, perfume, tintura y medicamento, de la que se extraen los estigmas (parte del pistilo). 
 

  • Tratamiento de la depresión leve a moderada5
     
  • Neuroprotector: efecto sobre el deterioro cognitivo, sobre todo en sujetos con riesgo de enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer…)
     
Thumbnail

El azafrán está especialmente indicado para: 

  • Depresión leve a moderada
  • Trastornos cognitivos de las personas de edad avanzada

La guaraná, planta del rendimiento físico e intelectual 

El nombre de la planta procede de los guaranís, pueblo amerindio de Amazonia que consumían la guaraná cuando no había suficiente comida para sentir menos fatiga y hambre. Estas virtudes se explican por su riqueza en cafeína, dos o tres veces más elevada que en el propio café. 

La guaraná es originaria de Brasil y la cuenca del Amazonas, y las semillas son las que contienen los principios activos.

  • Estimulante físico6,7
     
  • Estimulante intelectual6,7
Thumbnail

La guaraná está especialmente indicada para: 

  • la mejora del rendimiento físico e intelectual
  • la estimulación de la memoria