Pasar al contenido principal
Volver a la temática Micronutrición

Vitamina B9

La vitamina B9 está implicada en el metabolismo de los aminoácidos, contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y a la reducción del estado de fatiga.

Las principales funciones biológicas de la vitamina B9 

La vitamina B9* (folato [véase párrafo siguiente]) está implicada en el metabolismo de los aminoácidos y en el proceso de división celular. Contribuye a la formación de los tejidos maternos durante el embarazo. Una complementación (con ácido fólico [véase el párrafo siguiente]) de la madre durante el embarazo permite disminuir el riesgo de malformación del sistema nervioso del feto.

La vitamina B9 contribuye :

  • a la formación de las células de la sangre,
  • al funcionamiento normal del sistema inmunitario,
  • al funcionamiento psicológico normal
  • a la reducción del estado de fatiga (Comisión Europea, 2016).

*Resultados de las evaluaciones científicas realizadas para las alegaciones de salud por la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (Comisión Europea, 2016). Alegación de salud: toda alegación que afirme, sugiera o implique la existencia de una relación entre, por una parte, una categoría de productos alimentarios, un producto alimentario o uno de sus componentes y, por otra parte, la salud.

La ingesta de referencia

La vitamina B9 agrupa a los folatos, presentes en los alimentos, y el ácido fólico, presente únicamente en los alimentos enriquecidos y los complementos alimentarios. La ingesta de referencia para la vitamina B9 se expresa en equivalente de folatos alimentarios para tener en cuenta la diferencia de biodisponibilidad entre los folatos y el ácido fólico (1 μg de equivalente de folatos alimentarios equivale a 1 μg de folatos y a 0,6 μg de ácido fólico).

La ingesta de referencia para la población es la siguiente (Anses 2016; EFSA 2014):

Vitamina B9

En los niños de 7 a 11 meses, la ingesta adecuada es de 80 μg/d EFA (EFSA 2014). La IRP va de 120 μg/d EFA en los niños de 1 a 3 años a 330 μg/d EFA en los niños de 15 a 17 años (EFSA 2014). En las mujeres en periodo preconcepcional (ocho semanas antes) y hasta ocho semanas después de la concepción, se considera que es necesario un aporte suplementario que permita llegar a 400 μg/d EFA, para reducir el riesgo de malformación del sistema nervioso del feto (ANSES 2016). En las mujeres que dan de mamar, la IRP es de 500 μg/d EFA a causa de la pérdida de vitamina B9 por la leche materna.

La ingesta de referencia para la población es el aporte que cubre las necesidades de casi toda la población considerada, estimada a partir de los datos experimentales. Corresponde a la antigua IDR, ingesta diaria recomendada.

La ingesta adecuada es el aporte medio de una población o de un subgrupo en el que la situación nutricional se considera satisfactoria. La ingesta adecuada es la ingesta de referencia considerada cuando la IRP no puede estimarse por falta de datos suficientes.

Las fuentes nutricionales

Solo los folatos están presentes de forma natural en la alimentación, mientras que el ácido fólico es una forma sintética presente únicamente en los alimentos enriquecidos y los complementos alimentarios. Las fuentes alimentarias de folatos son, sobre todo, las legumbres, las verduras de hoja y el hígado (cordero, ternera, buey, pato), pero la levadura alimentaria es la más rica en vitamina B9 (según los datos del CIQUAL, Anses 2017).

ALIMENTOS CONTENIDO EN VITAMINA B9 (µg/100g)

Levadura alimentaria

697
Hígado de pavo 691
Haba  423
Alubia roja 394
Lenteja 257
Yema de huevo 166
Germen de trigo 143

Para saber qué otros alimentos contienen vitamina B9, consulte el sitio web de la ANSES.

Carencia y exceso

Las carencias son relativamente frecuentes en los países industrializados, debido al consumo insuficiente de alimentos ricos en folatos (verduras verdes, fruta y vísceras) o a una cocción prolongada y sistemática de los alimentos (Biofarma). 

Una carencia de vitamina B9 se traduce por una anemia y signos generales como trastornos de la memoria y del sueño, fatiga e irritabilidad (Biofarma). Durante el embarazo, una carencia puede dar lugar a una malformación del sistema nervioso del feto.

No existiría riesgo asociado al consumo elevado de folatos, forma natural de la vitamina B9. La vitamina B9 es una vitamina soluble en agua, por lo tanto, el riesgo de exceso es reducido (Vidal). Sin embargo, dosis de ácido fólico elevadas se han asociado a trastornos gastrointestinales, alergias y trastornos del sueño.

Carencia: el término de carencia se reserva para los estados de déficit que se acompañan de manifestaciones clínicas evidentes (de lo contrario, se habla de deficiencia). 

Deficiencia: el término de deficiencia se reserva para los estados de déficit objetivables únicamente en el aspecto biológico mediante la utilización de marcadores de reservas. Los estados de deficiencia no se acompañan de manifestaciones clínicas específicas evidentes (Ministerio del Empleo y la Solidaridad francés 2000).