Pasar al contenido principal
Volver a la temática Microbiotas

Salud de su hijo: el papel esencial de la microbiota intestinal

La microbiota intestinal está presente a lo largo de todo el tubo digestivo y se compone de más de 10 billones de microorganismos vivos, que participan en nuestro equilibrio de salud.

Cada individuo posee una microbiota intestinal única, porque numerosos factores influyen en su desarrollo y su composición. En este sentido, el periodo de la primera infancia es clave. En efecto, al nacer, los microorganismos exteriores invaden el tubo digestivo como consecuencia de los primeros contactos del niño con su medio (entorno, lactancia, alimentación, respiración, etc.). Así pues, el niño pequeño presenta, en los primeros años de vida, una microbiota intestinal cada vez más diversificada y compleja, que se estabiliza hacia los 2 o 3 años de edad.

Este proceso de «colonización» microbiana podría influir profundamente sobre el estado de salud durante toda la vida. Numerosas investigaciones se interesan por determinar sus implicaciones en algunas enfermedades: diarrea, dermatitis atópica, alergia respiratoria…  

La composición de la microbiota intestinal del niño desempeña un papel esencial en el desarrollo de su inmunidad.

La microbiota intestinal del recién nacido

La microbiota intestinal empieza a desarrollarse desde el nacimiento por la respiración, el contacto físico con el entorno, la lactancia y la posterior alimentación, etc. Con las microbiotas maternas (vaginal, intestinal, cutánea) y los microorganismos del entorno, el niño compone progresivamente una microbiota diversificada que llega a su forma adulta hacia los 2 o 3 años de edad.

Hasta esta edad, nuevas colonias de microorganismos se establecen a lo largo del tubo digestivo. La mayoría de estos microorganismos son esenciales para el tránsito y la digestión, pero también para el buen funcionamiento del sistema inmunitario. Algunos pueden ser perjudiciales y participar en la aparición de enfermedades diversas, como el sobrepeso, las alergias, las enfermedades inflamatorias del intestino, etc.

Aunque el tubo digestivo generalmente se considera estéril al nacer, estudios científicos recientes han sugerido que el tubo digestivo del niño estaría colonizado por microorganismos presentes en el medio intrauterino1,2. Este fenómeno se llama «colonización prenatal».

Cifras clave

  • 3 fases de evolución de la microbiota: infancia, edad adulta y envejecimiento
  • 2-3 años: primera fase de madurez de la microbiota intestinal humana
  • 800 a 1000 especies de bacterias componen la microbiota intestinal adulta
Thumbnail

¿Cuáles son los factores que influyen en el desarrollo de la microbiota intestinal?

La microbiota intestinal se enriquece y aumenta su complejidad para llegar a la madurez a la edad de 2-3 años. Su desarrollo está influenciado por numerosos factores3.

  • La contaminación intrauterina intervendría en el estadio prenatal: la microbiota intestinal del feto podría verse influenciada positivamente por los microorganismos que evolucionan en el medio intrauterino, como las bifidobacterias, los lactobacilos o los enterococos.
  • La duración del embarazo4 tiene un impacto sobre el ritmo de implantación de los microorganismos en la microbiota del recién nacido. Por ello, los bebés prematuros nacen con una microbiota intestinal menos diversificada y un retraso en la implantación de algunas especies, como los anaerobios estrictos.
  • El tipo de parto5 tendría influencia sobre las condiciones de colonización de la microbiota intestinal. Por vía baja (vaginal), las bacterias del género Bifidobacterium serían más diversificadas en el tracto digestivo. Por cesárea, la diversidad microbiana se vería alterada, en especial con una cantidad menor de bacterias procedentes de la familia Bacteroidetes. Los estudios han demostrado que esta alteración podría tener un efecto sobre el riesgo de desarrollar enfermedades más adelante, como el asma6.
  • La composición de la dieta alimentaria7 tendría un impacto sobre el desarrollo de la microbiota intestinal. La lactancia materna modula la composición de la microbiota intestinal y aumenta la presencia de las bifidobacterias y los lactobacilos en el pequeño, mientras que la leche de fórmula infantil favorece un predominio de Enterobacteriaceae. La introducción de alimentos sólidos también desempeña un papel significativo en el desarrollo de la microbiota intestinal.
  • El entorno familiar – por múltiples factores, como geográficos o culturales– influye directamente sobre el desarrollo de la microbiota intestinal en los primeros meses o años de vida. Por ello, el análisis de las microbiotas intestinales de los niños de Burkina Faso ha mostrado una prevalencia de la familia Bacteroidetes, mientras que las microbiotas intestinales de los niños italianos están dominadas por la familia Firmicutes8.
  • La antibioterapia altera claramente la microbiota intestinal y podría disminuir su diversidad microbiana9,10,11
  • El consumo de probióticos, durante el embarazo (por la madre), pero también después del nacimiento (por el lactante), influiría positivamente sobre el desarrollo de la microbiota intestinal.

Antibióticos y sobrepeso: un dúo en estudio

La toma de antibióticos12,13 durante la infancia desempeña un papel en la composición de la microbiota intestinal, ¡sobre todo reduciendo su diversidad! ¿Resultados? Mayor riesgo de enfermedad de Crohn, enfermedad celíaca, obesidad, eccema y asma… Por otra parte, numerosos estudios se han interesado por las relaciones entre antibioterapia y sobrepeso en el niño. La toma de antibióticos en los primeros años de vida podría dar lugar a sobrepeso, sobre todo en los varones. Un estudio canadiense ha observado un porcentaje de adiposidad central más importante en los preadolescentes (9-12 años) que se habían expuesto a los antibióticos antes de su primer cumpleaños.

Thumbnail

Los beneficios de los probióticos sobre la microbiota intestinal del niño

En el niño, numerosos estudios se han centrado en el interés de un aporte de probióticos, sobre todo en el tratamiento del cólico, la diarrea aguda o la dermatitis atópica.

  • Diarrea aguda: de origen bacteriano o vírico, es frecuente en los países industrializados (entre 1,3 y 2,3 episodios por niño). Como prevención de la diarrea, los probióticos modularían la flora intestinal del lactante para reducir el riesgo de infección. La toma de probióticos acortaría también la duración de los síntomas de la gastroenteritis aguda. La cepa probiótica Lactobacillus rhamnosus se ha estudiado especialmente en esta indicación. En el metanálisis de Szajewska et al.14, que reúne 8 estudios clínicos aleatorizados contra placebo, la toma de ciertas cepas probióticas, como la cepa Lactobacillus rhamnosus, se asociaba a una reducción significativa de la duración de la diarrea (-1,1 días).
  • Dermatitis atópica: varios estudios científicos15,16 han señalado una mejoría de los síntomas clínicos y una disminución de la inflamación intestinal en los lactantes que padecían eccema atópico. Como prevención del eccema atópico –antes del nacimiento en la madre y después del mismo en el niño–, los probióticos disminuirían también la frecuencia de aparición de los síntomas.
  • Infecciones respiratorias: un estudio científico17 ha demostrado recientemente que la administración preventiva de probióticos en invierno a niños pequeños (1 a 6 años) puede disminuir el porcentaje de absentismo en la guardería a causa de enfermedades. También se ha constatado una disminución de las infecciones respiratorias del 17 % en el grupo de prueba… De ahí la menor necesidad de recurrir a los antibióticos.
  • EICI (enfermedad inflamatoria crónica del intestino): en los niños que presentan una enfermedad de Crohn, la toma de probióticos podría participar en la mejora de la inmunidad.
  • Cólicos del lactante: un aporte de probióticos podría ayudar a mejorar los síntomas del cólico en el lactante19.

Probióticos y tratamiento de la diarrea

En Francia, la gastroenteritis aguda es frecuente, ¡sobre todo en los niños que viven en colectividad! El 90 % de los niños menores de 2 años ya habrían pasado al menos por un episodio de infección intestinal vírica... Actualmente, se están estudiando varias cepas probióticas por su efecto preventivo sobre la aparición de diarrea20,21 .

¿Quién le puede aconsejar?

¿Quién le puede aconsejar?

Encuentre un profesional de la salud cerca de usted, para que le aconseje Encuentre un consejo
Encuentre un consejo