Pasar al contenido principal
Volver a la temática Inmunidad/fatiga

¿Por qué tomar probióticos con los antibióticos?

Los antibióticos a veces son indispensables para tratar una infección bacteriana. Sin embargo, pueden agredir a la «microbiota» y producir diarrea. La toma de probióticos durante una antibioterapia resulta una ayuda valiosa para limitar estos trastornos intestinales.

Bacterias: ¿beneficiosas o patógenas? 

Las bacterias son organismos unicelulares (minúsculos seres vivos compuestos por una sola célula) presentes por todas partes: en el cuerpo, el aire o el agua... Algunas son útiles para el organismo, sobre todo las que se encuentran en el intestino y componen lo que recibe el nombre de «microbiota intestinal». Otras son responsables de enfermedades (ciertas otitis o anginas, abscesos de la piel, infecciones urinarias, etc.).

Consecuencias de los antibióticos sobre la microbiota

Para detener una infección, el médico puede prescribir un tratamiento con antibióticos. 
Algunos antibióticos actúan de manera dirigida contra ciertas bacterias, se trata de antibióticos «de espectro reducido». Otros son de «amplio espectro»: atacan a un gran número de bacterias. 
La toma de antibióticos de amplio espectro o la asociación de varios antibióticos desequilibra la microbiota intestinal por destrucción de las bacterias beneficiosas. Esta disbiosis (desequilibrio de la microbiota) puede producir diarrea. Hasta el 49 % de los pacientes tratados con antibióticos1 sufren diarreas. Aparecen generalmente unos días después del inicio de la antibioterapia, pero pueden producirse hasta 6 semanas después de su detención2,3

Los probióticos: imprescindibles durante una antibioterapia

Para ayudar a la microbiota a enfrentarse a las modificaciones inducidas por los antibióticos y después restablecer su equilibrio, se puede recurrir a los probióticos durante la antibioterapia
Cuando se toman desde el inicio del tratamiento, los efectos beneficiosos de los probióticos, en la prevención de la diarrea inducida por los antibióticos, están confirmados:

  • Los estudios clínicos han demostrado un beneficio de los probióticos en la prevención de la diarrea inducida por los antibióticos y las infecciones por Clostridium difficile4.
  • Una complementación con probióticos (cepa Lactobacillus GG) ha mostrado un impacto positivo sobre los síntomas de la infección por Helicobacter pylori y sobre la tolerancia global de su tratamiento5(disminución de la diarrea consecutiva al tratamiento con antibioterapia asociada a los inhibidores de la bomba de protones).

Los lactobacilos GG son los probióticos más recomendados6 en caso de diarrea consecutiva a una antibioterapia. La duración de la toma de probióticos puede ser superior a la de la antibioterapia, para reforzar las propiedades de la microbiota.