Pasar al contenido principal
Volver a la temática Fitoterapia

Ciprés

Planta de las afecciones víricas

Cupressus sempervirens L.

Parte utilizada: nuez

Utilización ancestral

El nombre científico del ciprés procede del griego cyparissus, «ciprés», y del latín sempervirens, que significa «siempre verde». En medicina griega, el ciprés se empleaba sobre todo por sus virtudes antihemorroidales. Ahora, se le atribuyen otras propiedades.

Botánica

El ciprés es un árbol de aspecto alargado y fusiforme característico que puede alcanzar hasta 25 m de altura. Es originario de Europa Oriental y de Asia Occidental, y crece especialmente en la cuenca mediterránea. Su corteza de color gris rojizo exhala un fuerte olor de trementina. Las hojas son perennes, de color verde grisáceo y en forma de escamas. Las flores hembras, agrupadas en amentos, dan lugar a frutos llamados nueces de ciprés.

Thumbnail

Propiedades

Las nueces de ciprés contienen principios activos con propiedades antivíricas1, que convierten a esta planta en esencial en todas las afecciones víricas agudas o recidivantes. Estas moléculas tienen una acción directa sobre los virus y permiten eliminar la infección1,2.

El ciprés también se utiliza tradicionalmente para disminuir los síntomas de la insuficiencia venosa.

Indicaciones

  • Estado pseudogripal, infecciones ORL y pulmonares
  • Herpes
  • Insuficiencia venosa

Posibles asociaciones

Ciprés + Equinácea:

estado pseudogripal, infecciones víricas recidivantes.

Thumbnail

Ciprés + regaliz:

aftas, herpes recidivante.

Thumbnail

Precauciones de empleo

Hasta el momento, no se ha descrito ninguna contraindicación.

¿Quién le puede aconsejar?

¿Quién le puede aconsejar?

Encuentre un profesional de la salud cerca de usted, para que le aconseje Encuentre un consejo individualizado
Encuentre un consejo individualizado