fbpx La piel, el órgano más grande del cuerpo humano | Pileje Pasar al contenido principal
Volver a la temática Microbiotas

La piel, el órgano más grande del cuerpo humano

La piel no es solo una simple envoltura. Tiene una composición compleja, interactúa con el entorno y realiza funciones vitales.

La piel: carné de identidad

La piel: carné de identidad

La piel es un órgano de unos milímetros de grosor y composición heterogénea. A pesar de su fineza, se superponen diferentes capas de células que poseen funciones diferenciadas: la epidermis, la dermis y la hipodermis1;2.

Epidermis

Se trata de la parte visible de la piel, la capa más externa. Mide hasta 1 mm de grosor y se puede distinguir una epidermis «viva», donde se encuentran las células en renovación (queratinocitos), y una epidermis «muerta», llamada capa córnea. Esta capa córnea está formada por células sin núcleo (corneocitos), que serán remplazadas cada 28 días mediante el proceso de descamación natural, es decir, el proceso de eliminación de las capas superficiales de la epidermis en forma de pequeñas láminas. Las células de la capa córnea están rodeadas de lípidos, que desempeñan un papel estructural esencial.

En el seno de la epidermis, no hay ningún vaso sanguíneo, pero sí numerosas terminaciones nerviosas, que permiten la sensibilidad al tacto, a las variaciones de temperatura, al dolor, etc.

La vitamina D presente en la epidermis es la única vitamina sintetizada por el cuerpo humano y desempeña un papel esencial en nuestro estado de salud.

En la epidermis es donde se sintetiza la melanina, producida como reacción a los rayos solares ultravioletas, que da a la piel un color más o menos moreno, así como la vitamina D3. Bajo el efecto del sol, se produce la vitamina D a partir del colesterol y es la única vitamina sintetizada por el cuerpo humano4. Favorece el aporte de calcio a los huesos, interviene en la correcta gestión del dolor y desempeña un papel importante en la inmunidad general.

La epidermis contiene también células inmunitarias. Por otra parte, está recubierta de una capa hidrolipídica, una película constituida por una mezcla de sudor, agua y sebo producido en la capa inferior, la dermis.

Principalmente en esta zona es donde se encuentra la microbiota cutánea.

Dermis

La dermis es la estructura más gruesa de la piel, alrededor de cuatro veces más que la epidermis. Está separada de esta última por la unión dermoepidérmica, que desempeña un papel importante para la cohesión de la piel. La dermis confiere a la piel su flexibilidad y su elasticidad, porque contiene unas células llamadas fibroblastos, que sintetizan elastina, reticulina y colágeno. Con la edad, estas proteínas empiezan a escasear y aparecen arrugas, arruguitas y flacidez de la piel.

La dermis contiene también ácido hialurónico, muy conocido en cosmética por sus propiedades para retener agua y combatir la sequedad del organismo. Es rica en terminaciones nerviosas, en vasos sanguíneos y linfáticos, también contiene glándulas sebáceas (que producen el sebo, una especie de cera natural que protege la capa córnea) y glándulas sudoríparas, que permiten el fenómeno de la transpiración. Los folículos pilosos también se encuentran en esta capa, así como las células inmunitarias, que se añaden a las de la epidermis.

Hipodermis

Hipo- significa "debajo", por lo tanto, la hipodermis se encuentra debajo de la dermis. Es la capa más profunda de la piel. Está formada por tabiques fibrosis y células grasas, los adipocitos, que separan mecánicamente la piel de las fascias musculares. La hipodermis representa la reserva energética del cuerpo (ejemplo: almacenamiento de grasas en la hipodermis de la piel del vientre o el mentón), así como el aislamiento término y físico. En efecto, permite la regulación de la temperatura del cuerpo y la protección frente a los golpes mecánicos. El grosor de la hipodermis depende de los aportes alimentarios.

Cabe señalar que los párpados y los oídos carecen de hipodermis. Por otra parte, algunos medicamentos tópicos (= aplicados en la piel) se administran en el oído para una mejor absorción.

hipodermis

Funciones de la piel

En resumen, estas diferentes capas celulares actúan en estrecha colaboración para asegurar diferentes funciones vitales:

  • Protección contra los rayos UV (fabricación de melanina y fotorreflexión).
  • Regulación de la temperatura (mediante la sudación y gracias a los capilares sanguíneos).
  • Percepción sensorial : dolor, calor y frío.
  • Síntesis de vitamina D (por las células de la epidermis).
  • Protección física e inmunitaria, en especial contra los agentes biológicos y químicos.

Sin embargo, para asegurar esta función de protección, la estructura celular de la piel no es la única que participa. Desde hace unos años, unos microorganismos invisibles a simple vista se abren un camino cada vez más importante en los temas de los estudios dermatológicos. Estos microorganismos cutáneos, largo tiempo ocultados por sus vecinos presentes en el tracto digestivo, que constituyen la microbiota intestinal, empiezan a desvelar sus secretos y se levanta progresivamente el velo sobre la microbiota cutánea.

Encontrará más información en este artículo.

¿Quién le puede aconsejar?

¿Quién le puede aconsejar?

Encuentre un profesional de la salud cerca de usted, para que le aconseje Encuentre un consejo
Encuentre un consejo