Pasar al contenido principal
Volver a la temática Micronutrición

Vitamina E

La vitamina E contribuye a la protección de las células contra el estrés oxidativo.

Las principales funciones biológicas de la vitamina E 

La vitamina E* contribuye a la protección de las células contra el estrés oxidativo (u oxidante), es decir, contra la agresión de las células por partículas llamadas derivados reactivos del oxígeno, que se producen de forma permanente en el organismo. La vitamina E tiene una acción antioxidante, lo cual significa que neutraliza estas partículas y, de esta manera, limita el estrés oxidativo, que favorecería el envejecimiento y estaría implicado en numerosas enfermedades, como las enfermedades cardiovasculares y el cáncer (Comisión Europea, 2016). 

*Resultados de las evaluaciones científicas realizadas para las alegaciones de salud por la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (Comisión Europea, 2016). Alegación de salud: toda alegación que afirme, sugiera o implique la existencia de una relación entre, por una parte, una categoría de productos alimentarios, un producto alimentario o uno de sus componentes y, por otra parte, la salud.

La ingesta de referencia

La vitamina E incluye cuatro tocoferoles (alfa-tocoferol, beta-tocoferol, delta-tocoferol y gamma-tocoferol) y cuatro tocotrienoles (alfa-tocotrienol, beta-tocotrienol, delta-tocotrienol y gamma-tocotrienol).

La ingesta de referencia definida por la Anses es la ingesta adecuada Anses 2016):

 Vitamina E

En los niños, la ingesta adecuada se estima que es inferior a la de los adultos y aumenta con la edad (EFSA 2015). La mujer embarazada o lactante no se considera que tenga unas necesidades más elevadas de vitamina E.

La ingesta adecuada es el aporte medio de una población o de un subgrupo en el que la situación nutricional se considera satisfactoria.

Las fuentes nutricionales

Las principales fuentes alimentarias de vitamina E son los aceites vegetales y los frutos secos (según los datos del CIQUAL, Anses 2017). 

ALIMENTOS CONTENIDO EN VITAMINA E (mg/100g)

Aceite de germen de trigo

149
Aceite de girasol 58,3
Aceite de avellana 28,6
Almendras 23,8
Aceite de oliva 21,7
Piñones 8,47
Mantequilla de cacahuete 6,9

Para saber qué otros alimentos contienen vitamina E, consulte el sitio web de la ANSES.

Carencia y exceso de vitamina E

Las carencias son raras en los países industrializados. Se deben principalmente a una malabsorción de lípidos y pueden generar una anemia hemolítica (destrucción de los glóbulos rojos) y déficits neurológicos inespecíficos (EFSA 2015).

Las dosis elevadas de vitamina E no serían nocivas, sin embargo, una suplementación puede reforzar el efecto anticoagulante de ciertos medicamentos.

Carencia: el término de carencia se reserva para los estados de déficit que se acompañan de manifestaciones clínicas evidentes (de lo contrario, se habla de deficiencia) (Ministerio del Empleo y la Solidaridad francés 2000).