Pasar al contenido principal
Volver a la temática Micronutrición

Selenio

El selenio está implicado en el metabolismo de las hormonas tiroideas y contribuye a la protección de las células contra el estrés oxidativo.

Las principales funciones biológicas del selenio en el ser humano

El selenio es un oligoelemento que entra en la composición de algunas proteínas. Estas «selenoproteínas» están implicadas en el metabolismo de las hormonas tiroideas y en la defensa contra el estrés oxidativo (Anses 2016).

El selenio* contribuye:

  • a una espermatogénesis normal (producción de espermatozoides),
  • al mantenimiento de un cabello y unas uñas normales,
  • al funcionamiento normal del sistema inmunitario y del tiroides,
  • a la protección de las células contra el estrés oxidativo1 (alegaciones de salud autorizadas por la Comisión Europea 2016).

*Resultados de las evaluaciones científicas realizadas para las alegaciones de salud por la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (Comisión Europea, 2016). Alegación de salud: toda alegación que afirme, sugiera o implique la existencia de una relación entre, por una parte, una categoría de productos alimentarios, un producto alimentario o uno de sus componentes y, por otra parte, la salud.

1 El estrés oxidativo es una agresión de las células por partículas llamadas «derivados reactivos del oxígeno» (como, por ejemplo, los radicales libres) que se producen de forma permanente en el organismo. Favorecería el envejecimiento y estaría implicado en numerosas enfermedades, como las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

La ingesta de referencia para la población

La ingesta de referencia definida por la Anses es la ingesta adecuada (Anses 2016):

 Selenio

La ingesta adecuada es el aporte medio de una población o de un subgrupo en el que la situación nutricional se considera satisfactoria.

En los niños y adolescentes de 1 a 19 años, la ingesta adecuada se estima que es inferior a la de los adultos y aumenta con la edad (de 10 µg a 70 µg). La mujer embarazada o lactante no se considera que tenga unas necesidades más elevadas de selenio (EFSA 2014a).

Las fuentes nutricionales

Las principales fuentes nutricionales de selenio son el pescado y los crustáceos, la carne, los huevos y las oleaginosas (colza, girasol, cacahuete, soja, sésamo, nuez, almendra, aceituna, avellana, etc.) (según los datos del CIQUAL, Anses 2017).

ALIMENTOS CONTENIDO EN SELENIO (µg/100g)

Atún al natural

305
Bacalao 136
Carbonero 120
Nuez de Brasil 103
Yema de huevo 83,5
Conejo 73
Hígado de terner 40

Para saber qué otros alimentos contienen selenio, consulte el sitio web de la ANSES.

Carencia y exceso de selenio

La carencia de selenio es rara. Puede afectar a las personas que padecen enfermedades intestinales crónicas, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, y traducirse, por ejemplo, por trastornos cardiovasculares, disminución de la inmunidad y de la fertilidad masculina, y por una frecuencia más elevada de ciertos tipos de cáncer (Vidal 2014).

En exceso, la toxicidad del selenio puede manifestarse por un cabello quebradizo, unas uñas frágiles y con estrías horizontales, una piel que se infecta fácilmente, un aliento agrio y el establecimiento de una fatiga (Vidal 2014).

Carencia: el término de carencia se reserva para los estados de déficit que se acompañan de manifestaciones clínicas evidentes (de lo contrario, se habla de deficiencia). 

Deficiencia: el término de deficiencia se reserva para los estados de déficit objetivables únicamente en el aspecto biológico mediante la utilización de marcadores de reservas. Los estados de deficiencia no se acompañan de manifestaciones clínicas específicas evidentes (Ministerio del Empleo y la Solidaridad francés 2000).