Pasar al contenido principal
Volver a la temática Micronutrición

Manganeso

El manganeso contribuye al metabolismo normal, al mantenimiento del hueso y del tejido conjuntivo normales.

Las principales funciones biológicas del manganeso

El manganeso es un oligoelemento que es el componente o el activador de numerosas moléculas implicadas en reacciones químicas que permiten aportar a las células la energía que necesitan, en especial a partir de los glúcidos y los lípidos, así como en la formación del cartílago y el hueso, la cicatrización (regulación de la síntesis de colágeno, la síntesis de arginasa, una enzima que interviene en el ciclo de la urea (permite al organismo eliminar el amoniaco, que es neurotóxico) y la protección antioxidante (Anses 2016).

El manganeso* contribuye:

  • al metabolismo energético normal,
  • al mantenimiento del tejido conjuntivo normal
  • a la protección de las células contra el estrés oxidativo1 (Comisión Europea 2016).

*Resultados de las evaluaciones científicas realizadas para las alegaciones de salud por la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (Comisión Europea, 2016). Alegación de salud: toda alegación que afirme, sugiera o implique la existencia de una relación entre, por una parte, una categoría de productos alimentarios, un producto alimentario o uno de sus componentes y, por otra parte, la salud.

1 El estrés oxidativo es una agresión de las células por partículas llamadas «derivados reactivos del oxígeno» (como, por ejemplo, los radicales libres) que se producen de forma permanente en el organismo. Favorecería el envejecimiento y estaría implicado en numerosas enfermedades, como las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

La ingesta de referencia para la población

La ingesta de referencia es la ingesta adecuada (Anses 2016):

Manganeso

La ingesta adecuada es el aporte medio de una población o de un subgrupo en el que la situación nutricional se considera satisfactoria.

En los niños de 1 a 10 años, los valores están comprendidos entre 1 y 2 mg/d. En los niños y adolescentes de 11 a 17 años, las ingestas adecuadas van de 2 mg/d a un máximo de 5 mg/d
 (EFSA 2013a).

Las mujeres embarazadas y las que dan de mamar no deberían ingerir más de 5 mg/d de manganeso (Vidal 2014).

Las fuentes nutricionales

Las principales fuentes alimentarias de manganeso son las oleaginosas (colza, girasol cacahuete, soja, sésamo, nuez, almendra, aceituna, avellana, etc.), los moluscos, los crustáceos, así como el chocolate (según los datos del CIQUAL, Anses 2017).

ALIMENTOS CONTENDIO EN MANGANESO (mg/100g)

Cúrcuma

 

19,8
Salvado de arroz 14,2
Piñones 8,2
Pacanas 4,27
Nuez 2,9
Chocolate negro 1,39
Almendra 1,39

Para saber qué otros alimentos contienen manganeso, consulte el sitio web de la ANSES.

En el adulto, la absorción intestinal del manganeso es baja (inferior al 5 %) y su biodisponibilidad puede reducirse por el hierro, el calcio, los polifenoles y las fibras (Afssa 2001).

Carencia de manganeso

La carencia de manganeso, excepcional, puede traducirse por trastornos del crecimiento y la coagulación, problemas de la piel, las uñas y el cabello (que adquiere un tono rojizo) y por una pérdida de peso (Vidal 2014).

Carencia: el término de carencia se reserva para los estados de déficit que se acompañan de manifestaciones clínicas evidentes (de lo contrario, se habla de deficiencia). 

Deficiencia: el término de deficiencia se reserva para los estados de déficit objetivables únicamente en el aspecto biológico mediante la utilización de marcadores de reservas. Los estados de deficiencia no se acompañan de manifestaciones clínicas específicas evidentes (Ministerio del Empleo y la Solidaridad francés 2000).